Review The Walking Dead Cómic 122

Hoy comentamos el nuevo número del cómic de The Walking Dead, se va acercando el final de este “Out All War“, y da la impresión de que ya se está alargando la cosa. Todos nos alegramos mucho cuando se anunció a bombo y platillo que este tomo sería especial y contendría 12 números, pero igual plantear la guerra en plan Worms Armageddon no ha sido la mejor idea. Vamos a echarle un vistazo.

No os trajimos al blog la review del cómic anterior, pero bueno, básicamente tras el ataque de Negan se sucedieron dos cosas: por un lado, Eugene y sus compañeros fueron capturados por Los Salvadores, y en segundo lugar el grupo que sobrevivió en Alexandría se vio obligado a abandonar el asentamiento que durante tantos números ha servido de hogar para Rick y los suyos, y deciden establecerse en La Cima. Y ahí es donde nos encontramos ahora.

Que en plena guerra y estando tan cerca del final dediquen dos números a organizarse no me parece que sea lo ideal para mantener el ritmo que estaba manteniendo la tira. El cómic de esta semana ha estado un poco espeso, la verdad. Y algunos detalles que comentaré más adelante, totalmente fuera de lugar a las alturas que estamos. Esta semana hemos visto en la serie cómo Eugene alardeaba ante Abraham de ser más inteligente que él. En la serie eso está por ver, pero en el cómic ya teníamos claro que este hombre no tenía un pelo de tonto.

Hay muchos tipos de personas, y situaciones como ésta son propicias para que florezcan esa clase de personas que se aprovechan de ciertas circunstancias para sacar ventaja. Nosotros los conocemos como los trepas de toda la vida, esa gente que nunca va de frente. Seguro que todos conocemos alguno. Ese podría ser el caso de Dwight, que realmente parece estar jugando a dos bandas, haciendo cosas pero sin hacer realmente nada, esperando a ver qué pasa, a ver quién gana. No sé de qué palo irá realmente, pero aun así, ¿quién querría tener a alguien así en su bando?

En La Cima toca empezar de cero. Tenemos la buena noticia de que Ezekiel ha recapacitado y decide volver a la lucha. Hay que reorganizarse y preparar un plan, y esto ya me va sonando de algo, quizá porque se está empezando a repetir la cosa. Lo bueno ahora es que ya, sí o sí, lo que les de tiempo a preparar es lo que van a tener de aquí al final, porque no queda mucho margen de maniobra de aquí al número 126, que promete ser el final. Por otro lado, tengo curiosidad en ver qué le prepara Earl a Rick para el muñón. Un pincho en plan Merle no estaría mal, ¿verdad? :)

Y vamos a dejar para el final a Los Salvadores. Normalmente suele tener diálogos muy ocurrentes, y unas arengas con un lenguaje bastante ordinario. Pero en ésta ocasión el discurso que Kirkman ha ideado para él me ha trasladado a los comienzos del cómic, a los primeros momentos en los que el hombre va descubriendo los efectos de los muertos en los vivos. Son cosas que están tan machacadas ya en la novela gráfica, que tenemos tan presente, que un discurso de este tipo, además de obsoleto, le quita varios puntos a favor en la diagonal creciente del personaje de Negan. Una mordedura, cualquier mínimo roce con los muertos te manda al otro barrio, po vale. El cómic vuelve a incidir en el peligro de los muertos, después de haberse empeñado durante estos últimos años en dejarlos de lado y resaltar el peligro de los vivos (Gobernador, Hunters, Salvadores…).

Para bien o para mal, sabemos que ésto termina en el número 126. Quedan 4 números. 2 en marzo y 2 en abril, y después…sólo Kirkman y Adlard tienen la respuesta.

¡Hasta la próxima!

Fuente: http://walkingdead.es/2014/02/27/review-the-walking-dead-comic-122/

This entry was posted in Noticias. Bookmark the permalink.